Clever Hans

editor's picture

Clever Hans fue un caballo famoso en Alemania a principios del siglo XX.  Este caballo era capaz, aparentemente de realizar operaciones aritméticas (por ejemplo sumar, multiplicar, dividir, trabajar con fracciones etc.) y otras tareas intelectuales (por ejemplo decir la hora, calcular el calendario, distinguir tonos musicales etc.). La fama del caballo cruzó las fronteras asimismo el interés por detectar algún posible fraude. Debido al gran interés público, la junta de educación alemana designó una comisión para investigar el espectáculo del caballo. El filósofo y psicólogo Carl Stumpf formó un panel de 13 personas (entre ellos él mismo), conocidas como Comisión Hans. Esta comisión consistió en un veterinario, un gerente de circo, un oficial de Caballería, varios profesores de escuela, y el director del Zoológico de Berlín. Esta comisión concluyó en septiembre de 1904 que no había ningún truco implicado en el funcionamiento de Hans.

Usando un número sustancial de pruebas, Pfungst encontró que el caballo podría conseguir la respuesta correcta sólo cuando el interrogador conocía la respuesta y el caballo podría ver al interrogador. La comisión observó que cuando Osten, el entrenador, conocía las respuestas a las preguntas, Hans consiguió el 89 por ciento de las respuestas correctas, pero cuando Osten no las conocía Hans sólo contestó el seis por ciento de las preguntas correctamente. Pfungst entonces continuó examinando el comportamiento del interrogador detalladamente, y mostró que, cuando los golpes de la pezuña del caballo se acercaban a la respuesta correcta, cambiaba la postura y la expresión de la cara el interrogador, de tal modo que se producía un aumento de la tensión que se liberaba cuando el caballo llegaba finalmente a la cifra "correcta". Esto proporcionaba una señal que el caballo interpretaba como que podía dejar de dar golpes.

Los sistemas de comunicación social de los caballos probablemente dependen de la detección de pequeños cambios de postura, y esto puede indicar por qué Hans pudo tan fácilmente recoger las señales dadas por von Osten (quien parece haber sido completamente inconsciente de que él proporcionaba tales señales). 

Gracias a Clever Hans, hoy en día tenemos el " Efecto Clever Hans" que es una situación que acontece en los estudios científicos sociales, cuando un experimentador o adiestrador actúa sin proponérselo sobre el individuo en estudio o adiestramiento mediante señales involuntarias sutiles como gestos, posturas, tonos de voz, movimientos corporales etc. Precisamente para evitar este efecto se usan experimentos en doble ciego.

Video explicativo: